0

En septiembre, unos van y otros vienen

Publicado por el .

En nuestra tierra no se nota mucho que entramos en el mes de septiembre, ¿verdad? El mismo número de turistas, las playas abarrotadas como en julio y agosto, los bares y tiendas sin falta de clientela… Vamos, que en Beidorm, aún queda verano.

Aunque eso sí, se desalojan las habitaciones de la mayoría de los hoteles para hoy mismo entrar huéspedes nuevos. Y la verdad es que da un poco de penita ver como hay tantas personas con maletas de aquí para allá. ¿Les veremos el año que viene? Quién sabe…

Pero la gente que vive todo el año en Benidorm está de vuelta. Claro, acaban sus vacaciones y de vuelta a la monotonía. Para ellos, lo tan ansiado por los que disfrutamos de Benidorm cuando podemos como el máximo placer vacacional, no es más que más de lo mismo. Y es que como en todo, todo depende de las circunstancias de cada uno y siempre se desea lo que no se tiene.

Los niños en breve vuelven al cole, cuando se acerca este mes ya están revolucionados: unos por la ilusión de la vuelta, otros por la desgana que les provoca volver. El caso es que estos días, todos los papis y mamis van con ellos de compras de libros, neceseres, ropa, uniformes…

Por otra parte, todos vuelven a sus oficinas, a los talleres, a las tiendas… Llega profesorado a pasar el año en una vacante de algún colegio, llegan inmigrantes que se ofrecen para trabajar en esta nueva temporada, aparecen artistas por los hoteles deseando encontrar su hueco…

Y mientras, ajenos a esa vuelta a la rutina, los turistas siguen tumbados a la bartola en las hamacas de cualquier piscina, disfrutando de todo lo que nos proporciona este clima, el sol, el mar… Estos días de septiembre se ve mucho esa diferencia entre los naturales de Benidorm y los que veranean allí. Es un mes de polos opuestos en esta ciudad.

Y unos y otros lo viven con normalidad, están acostumbrados, no les molesta la situación de cada cual… Eso es lo grande de la gente de Benidorm.

Te puede interesar

Escribe un comentario